Treinta y cinco escalones - 35escalones.com

35escalones.com

Vicente Pes (35ESCALONES)

Vicente Pes Espinosa, vecino del Puerto de Sagunto (Valencia), sufrió en 2017 una grave caída en unas escaleras mecánicas de la Estación de Atocha (Madrid) y fue trasladado en una ambulancia al Hospital Fundación Jiménez Díaz, donde recibió una pésima atención sanitaria.

Foto de Vicente Pes Espinosa

Fotografía de Vicente Pes realizada en agosto de 2016 durante un viaje que hizo a Vietnam junto a su mujer (Paqui Rivas). Dicho viaje lo efectuó aproximadamente un año antes del accidente que tuvo en las escaleras mecánicas de la Estación de Atocha, cuando ambos se disponían a tomar un tren de Cercanías-Renfe que les iba a llevar a la Terminal 4 del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas para viajar a Guatemala.

Biografía de Vicente Pes

Vicente Pes nació en el Puerto de Sagunto en 1948, estudió en el Colegio Nuestra Señora de Begoña y, posteriormente, fue a estudiar a la Universidad Laboral de Tarragona obteniendo el Título de Oficial Industrial en la Rama del Metal y Especialidad de Tornero.

El 1 de octubre de 1966, a la edad de 17 años, entró a trabajar en las instalaciones (fábrica) que los Altos Hornos del Vizcaya S.A. (AHV) tenía en el Puerto de Sagunto y que en 1971 pasaron a llamarse Altos Hornos del Mediterráneo S.A. (AHM). Al principio, fue ayudante de los mecánicos de los puentes grúa, pero después pasó por distintos departamentos y puestos de trabajo: producción, hornos de fosa, etc., hasta terminar trabajando en el Taller de Cilindros. Se jubiló en junio de 2000.

"35 ESCALONES" perturbaron su vida para siempre

En su condición de jubilado, Vicente disfrutaba de una vida tranquila y, de vez en cuando, viajaba con su mujer por España y el extranjero (Canadá, Estados Unidos, China, etc.). Sin embargo, la grave caída que sufrió el 18 de septiembre de 2017 en las escaleras mecánicas de la Estación de Atocha-Cercanías-Renfe de Madrid, junto al horrible trato que recibió en el Hospital Fundación Jiménez Díaz (FJD) donde fue llevado posteriormente y permaneció hasta el día 22 de ese mes, significaron un antes y un después en su vida.

Sin duda alguna, aquellos fueron «los cinco peores días de su vida».